Monasterio santo domingo de la calzada

Monasterio santo domingo de la calzada

viajes

Catedral de santo domingo de la calzadacatedral de santo domingo de la calzada, españa

Nació Domingo García en Viloria de Rioja, hijo de un campesino llamado Ximeno García. Su madre se llamaba Orodulce. De profesión pastor, intentó ingresar en la orden benedictina primero en Valvanera y luego en San Millán de la Cogolla, pero fue rechazado[2], por lo que se hizo ermitaño en los bosques cercanos a Ayuela, cerca de la actual localidad de Santo Domingo de la Calzada, hasta el año 1039.

A Domingo se le unió en esta labor Juan de Ortega. Para mejorar las condiciones de los peregrinos que empezaron a utilizar su nueva calzada, sustituyó el puente de madera que había construido con Gregorio por uno de piedra, y construyó en el lugar de un antiguo fuerte, un edificio que servía de hospicio para los viajeros. Hoy en día es la Casa del Santo, utilizada como albergue por los peregrinos actuales[3].

El pueblo de Santo Domingo de la Calzada comenzó como unas pocas casas construidas alrededor de la ermita del santo en vida. A su muerte, en 1109, el pueblo había crecido en población. Alfonso VI de Castilla se anexionó La Rioja en 1076 y viendo que los esfuerzos de Domingo contribuían a la castellanización de la región, decidió apoyarle a él y a sus proyectos. Visitó a Domingo en 1090 y a partir de entonces Domingo, ayudado por su seguidor Juan de Ortega, comenzó la construcción de una iglesia dedicada a Cristo y a la Virgen María. Esta fue consagrada por el obispo de Calahorra en 1106[3].

Parador de santo domingo de la calzada

Los peregrinos esperarán a llegar a la Calle Mayor para ver la mayoría de los monumentos de este enclave. Tras los primeros metros llegarán a algunos hoteles que ocupan edificios históricos y varias casas nobles, los caminantes se acercarán a un cruce con la calle de las Monjas donde se encuentra el Monasterio de Nuestra Señora de la Anunciación.

Se trata de una abadía cisterciense que conserva un gran retablo barroco con una bonita Anunciación. Los excursionistas pueden visitar la iglesia y ver el sepulcro de alabastro de tres obispos, entre ellos el de Pedro Manso de Zúñiga, obispo de Calahorra y La Calzada, fundador de este monasterio. Tras llegar a la Plaza de la Alameda, los peregrinos pueden ver la Casa de la Confrada del Santo, sede de la cofradía más antigua del Camino, fundada por Santo Domingo en el siglo XI.

Hoy en día, además de conservar la memoria del santo y las tradiciones asociadas a él, cuenta con un albergue de peregrinos, que tiene su propio museo, en el que se incluyen cuadros, documentos, fotografías y libros relacionados con el santo y la peregrinación jacobea. En el recinto también se crían gallos y gallinas, que luego se trasladan a la catedral. Se sustituyen cada 15 días. Al llegar a la Plaza del Santo, el corazón de la ciudad antigua, donde se encuentran la mayoría de las instituciones del enclave, los excursionistas pueden contemplar la Torre Exenta, la torre barroca de la catedral, que está separada del resto del edificio.

Catedral de santo domingo de la calzada

Una de las localidades riojanas más marcadas por el Camino de Santiago es Santo Domingo de la Calzada. Su entramado de calles medievales, declarado Conjunto Histórico Nacional, guarda un valioso patrimonio, especialmente sus murallas, la Catedral y el antiguo Hospital de Peregrinos.

La gastronomía riojana, y sobre todo los famosos vinos de la región, son algunos de los atractivos que ofrece la zona, donde también es posible visitar la cuna de la lengua española y los monasterios de Suso y Yuso, en San Millán de la Cogolla.

Domingo de la calzada

Las habitaciones comunales han sido decoradas con un estilo regio y elegante y cuentan con arcos góticos y artesonados de madera. El restaurante del Parador® sirve platos internacionales y locales y hay un menú especial para los que siguen una dieta sin gluten.

En Santo Domingo hay que visitar la Catedral por la riqueza arquitectónica que exhibe el famoso retablo, las tallas de madera, la torre Exenta, las murallas y el santuario del santo.

El Parador Santo Domingo de la Calzada® dispone de aire acondicionado, calefacción central, cambio de moneda, aparcamiento (sin vigilancia y con plazas limitadas), garaje, televisión por satélite, tienda de regalos, restaurante y bar.

Nos alojamos en el Parador Santo Domingo y nos encantó. El ambiente era fabuloso Las ventanas con vistas a la plaza así como el increíble vestíbulo. Se sentía como si se transportara en el tiempo, el personal era muy profesional. Gran comida en el restaurante kiddy corner del hotel. También muy interesante ver a los peregrinos en su camino. Muy recomendable como parada en la región.