El jardin de la condesa chinchon

El jardin de la condesa chinchon

viajes

Francisco goyaspintor español

Retrato de María Teresa de Borbón en el que destaca su actitud de desamparo con el gesto de sus manos, que la joven cruza tímidamente sobre su regazo. El retrato fue realizado tres años después de casarse con don Manuel Godoy, cuando ella tenía 19 años y esperaba su primer hijo: Carlota. La Condesa está vestida a la moda, con un vestido de gasa blanca decorado con pequeñas flores; sus abundantes rizos están recogidos en un tocado adornado con espigas de trigo, símbolo de fertilidad, promesa de su futuro hijo. Está sentada en una elegante silla, sus dulces ojos azules miran a la derecha y hay un atisbo de sonrisa, evitando la mirada del observador. En su mano derecha lleva un gran anillo con el retrato de un caballero, que sin duda es Godoy, que lleva el fajín de la Orden de Carlos III.

Historia de cinchona

El castillo del siglo XV, que fue una poderosa fortaleza de los condes de Chinchón, alberga ahora una destilería de anís, un destino que los condes nunca imaginaron. Otra de las historias de la ciudad se remonta al siglo XVII, cuando la condesa de Chinchón estaba casada con el virrey de Perú. La condesa enfermó de malaria cuando vivía en Perú y fue curada por un indio que utilizaba la corteza de un árbol como medicina. Trajo la quinina de Sudamérica, y el árbol del que procedía se denominó posteriormente chinchona en su honor.

Los primeros señores de Chinchón (título concedido por la reina Isabel en 1480) establecieron un convento de agustinos junto a la plaza mayor. El actual edificio de ladrillo y mampostería data del siglo XVII, cuando los frailes impartían aquí estudios de latín. Cuando el Estado secularizó los bienes de la Iglesia, el trigésimo conde de Chinchón, Luis María de Borbón, cedió el convento a la ciudad. Sirvió de juzgado y cárcel hasta que fue devuelto al gobierno para su uso como parador.

El viajero que visita España puede pasar por alto con demasiada facilidad sus pequeños y pintorescos pueblos en favor de los destinos más famosos de Madrid y Toledo. El pueblo medieval de Chinchón merece una visita. Las colinas que lo rodean son frescas y su ambiente es tranquilo, a no ser que se trate de un fin de semana de la temporada taurina de verano, en la que la gente acude en masa a la ciudad. La Plaza Mayor, en el centro de la ciudad, rodeada de galerías cubiertas de tres pisos y soportales, acoge estas corridas desde 1502.

Conde de chinchón

Esta obra procede de Boadilla del Monte (Madrid) y perteneció a los descendientes del retratado, los condes de Chinchón. Posteriormente fue heredada por los Duques de Sueca. Fue adquirida por el Museo del Prado en el año 2000.

La condesa fue representada aquí a los veintiún años, embarazada de su hija, la infanta Carlota. Se encuentra frente a un fondo oscuro, sentada en un sillón dorado de época y con un vestido de gasa blanca decorado con pequeñas flores y escote. La tela presenta unos detallados pliegues y toques de gris, mientras que el cabello de la modelo luce abundantes rizos rubios, recogidos y decorados con espigas de trigo (símbolo de la fertilidad) y plumas verdes, con una cinta atada bajo la barbilla. Sus manos, unidas sobre el vientre, están adornadas con un anillo, en uno de los cuales se distingue la imagen de su marido. El pintor ha centrado toda su atención en el carácter tímido y algo soñador de la condesa. La cálida paleta de colores empleada confiere a la figura una mayor sensación de delicadeza y elegancia. Se trata, sin duda, de una pieza clave en la obra del artista.

La malaria de la condesa de chinchón

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «La condesa de Chinchón» – noticias – periódicos – libros – académico – JSTOR (septiembre de 2015) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La Condesa de Chinchón fue pintada por Francisco Goya hacia 1800. Se conserva en el Museo del Prado, Madrid. El cuadro representa a María Teresa de Borbón, decimoquinta condesa de Chinchón, que había sido alentada por la reina María Luisa de Parma y por el oportunismo para casarse con Manuel de Godoy, el primer ministro, en un matrimonio de conveniencia. No representa a la más famosa Condesa de Chinchón, que se convirtió en la homónima del género de árboles y arbustos de la quina, responsable de la producción de quinina en la época moderna.